viernes, 4 de julio de 2008

49

¡Nuestra Heteropedia de Libros Increíblemente Extraños llega a tiro de su cincuentava entrada!


Han sido ya tres meses de obras psicotrónicas (o rayaduras descomunales, para hablar en plata) y poco a poco nos van llegando vuestros estimulantes comentarios…

¡¡Gracias a tod@s por ser tan Extrañ@s!!

El lunes sabréis cuál ha sido la afortunada elegida para nuestra histórica

Entrada Número 50!!!

De aquí a entonces, os deseamos un Increíblemente Extraño Fin de Semana


ps. Y no dudéis en propagar la Buena Nueva Extraña...

4 comentarios:

Josa dijo...

oye, ¿y qué hay del necronomicón? quiero información. Siempre me ha llamado mucho la atención un libro escrito por el mismo diablo.
Evidentemente el "autor" ya dice mucho de la exitencia del libro, pero quiero saber.

josa dijo...

cuenta algo sobre el necronomicón, alguna leyenda, algo que sepas (aunque sea de fantasía). Siempre me ha atraído tanto la historia de ese libro... pero no el de Lovecraft. Yo quiero del "auténtico". SEguro que tú tienes algo por ahí. GRacias

¿Sabes que el club que fundamos en Granada, en la facultad, se llamaba Manes? También el club del instituto. A los chavales les gustó el nombre.Esto de los muertos y su alma siempre nos ha atraído un poco.

Josa dijo...

¿y algo de las grandes perseguidas?... las brujas, esas mujeres independientes, algo por lo general inaceptable en una sociedad en la que cada mujer debía tener un marido y depender de este; no es de extrañar pues que en base a esta concepción que no admitía la soltería femenina, se las esposase a Satanás, al fin y al cabo, algún marido debían tener… la principal acusación contra ellas era por lo tanto la demonolatría, concentrada en la clásica Malleus Maleficarum o Martillo de Brujas. Por otra parte, y en la misma línea transgresora, las brujas llevaban a cabo acciones poco ortodoxas… Sus remedios y soluciones se saltaban los límites permitidos a la ciencia por aquel entonces. Todo el mundo sospechaba que estas mujeres hacían cosas raras en sus casas… pero todos acudían a ellas cuando la necesidad les apremiaba, aunque fuese a escondidas.En este contexto, las brujas vivían un contínuo amor-odio. Mientras la comunidad viviese tranquila, las brujas también lo estarían. Pero sin embargo, cuando alguna desgracia se cernía sobre la localidad, ya fuese una epidemia, una plaga o cualquier otro grave contratiempo, los dedos de los vecinos apuntaban a la casa de la bruja, y así, aquel hombre que había acudido a la bruja para conseguir un remedio contra la impotencia, la mujer que buscaba un afrodisiaco o la madre preocupada por los problemas respiratorios de su hijo, eran los primeros en empuñar las antorchas.

Paco dijo...

Para hablar de brujas, empecemos por la más importante. Seguro que Josa también está de acuerdo porque se lo mucho que le gustaba.
La Bruja Cósmica disfrutaba de usar algunas pócimas mágicas conocidas como drogas que tenían el poder de transportar su mente al paraíso aunque su cuerpo estuviera en el infierno. Para dejar de usar esas peligrosas pócimas necesitaba a alguien para amar, cuando esta joven bruja creyó haberlo encontrado y por fin ser feliz, su príncipe la abandono condenándola al maleficio de la soledad e inseguridad afectiva, eterno castigo. Forever Joplin