lunes, 23 de junio de 2008

¿Has fornicado?


Retomemos nuestros queridos penitenciales Increíblemente Extraños, escogiendo esta vez uno de los más célebres, el Decreto de Burchard, obispo de Worms en el siglo XI.

Libro XIX.

120. ¿Has fornicado como hacen los sodomitas metiendo tu verga en el posterior de un hombre? Si estás casado y lo has hecho una o dos veces: 10 años de penitencia en los días oficiales, uno a pan y agua. Si es una costumbre: 12 años. Si es con tu hermano carnal: 15 años.

122. ¿Has fornicado tomando en tu mano el miembro de alguien, y él el tuyo, para agitaros el miembro uno al otro y desparramar así tu simiente? Si sí: 30 días de penitencia a pan y agua.

123. ¿Has fornicado sólo, es decir tomando tu miembro viril en tu mano y tirándote del prepucia; lo has agitado hasta desparramar tu simiente por este placer? Si sí: 10 días.

124. ¿Has fornicado poniendo tu miembro en una madera agurejeada, o cualquier cosa semejante, de suerte que has desparramado tu simiente por dicho movimiento y por tal placer? Si sí: 20 días.

126. ¿Has cometido la sodomía o la bestialidad con hombres u animales, a saber, vacas, mulas o todo otro animal? Si lo has hecho una o dos veces y no tenías mujer con quien saciar tu lubricidad, ayunarás 40 días a pan y agua y harás siempre penitencia. Si estabas casado, ayunarás 10 años en los días prescritos. Si tenías costumbre de cometer ese crimen, ayunarás 15 años. Si has cometido el acto en cuestión en tu juventud, ayunarás 100 días a pan y agua.

166. ¿Has bebido el esperma de tu marido, con el fin de que te ame más gracias a tus acciones diabólicas? Si sí: 7 años de penitencia a pan y agua, en los días prescritos.

172. ¿Has actuado como hacen las mujeres, cogiendo un pez vivo, introduciéndolo en su sexo y manteiéndolo allí hasta que muere, tras lo cual, cocido o frito, lo dan a comer a su marido para que se inflame más por ellas? Si sí: 2 años de ayuno.

Así que ya sabéis lo que toca...

en el supuesto de que hayáis respondido afirmativamente a alguna de estas preguntas (cuanto desparrame de simiente, por cierto)…


p. s. Por cierto, los que me habéis preguntado por la imagen: no se trata de un montaje. Acercaos a Maillezais, Deux Sèvres y comprobadlo...
O pasaros por
esta página
O la Increíblemente Extraña página de Anthony Weir



8 comentarios:

josa dijo...

¿es acaso el libro de cabecera de Rouco Varela? ASi se explicaría esa cara de angustiado que tiene.
Creo, que, por ahora, estoy libre de pecado. Asi que me guardaré la piedra para otra ocasión.

josa dijo...

oye, escribes unas cosas la mar de interesantes. pero este libro ¿no es el libro de cabecera de Rouco VArela? Por suerte estoy libre de pecado, así que guardaré mi piedra para otra ocasión. un abrazo y mas como este

Paco dijo...

Me ha mandado Josa que entre en tu blog. Sabía que me iba a gustar esto, y no anda desencaminado.
Este libro del Obispo de Worms lo conocí yo con el nombre de "Corrector", cuando estudiaba la carrera en la Facultad de Filosofía y Letras de Granada. Me apasionaba Burchard porque pensaba que eran ciertas algunas formas de brujería –Recuerdo que había unas pociones mágicas que producían impotencia o inducían al aborto. En cambio estaba en contra de que pudieran volar en sus escobas, que controlaran la lluvia y sol, las relaciones sexuales de incubus y súcubuos con seres humanos. Paco

Antonio Domínguez Leiva dijo...

Gracias Josa por tu magnífico proselitismo, y gracias Paco por tu acertado comentario... hablamos de los súcubos en http://incrediblystrangebooks.blogspot.com/2008/05/coitos-satnicos.html
y en un par de otras entradas pero el tema es realmente inagotable así que volverá a aparecer, ineludiblemente (no dudéis en mandarme alguna entrada que os apetezca meter, por cierto)
Saludos y gracias de nuevo por los ánimos: es bueno saber que hay alguien ahí afuera, como cantaban los Floyd...

juani dijo...

Hola, soy Juan.Josa ha puesto en uno de sus artículos al obispo de Worms como personaje del día, y tiene un enlace con tu página.
Soy profesor de Historia, y amigo de Paco, y tengo que corregirle. El libro del Obispo de Worms era el "Decretum", y todo eso a lo que haces alusión está en el libro XVII, dedicado a la fornicación. ¿Es así o no? Por cierto, muy interesante tu blog. Le echaremos un vistazo este verano con más tiempo.

Antonio Domínguez Leiva dijo...

Hola Juan, veo que el proselitismo josiano da resultados alucinantes!!
La repartición de los libros del Decretum es la siguiente:la organización de la Iglesia y del culto (Libros I, II y III); el bautismo y la confirmación (Libro IV); el sacramento del cuerpo y de la sangre del Señor (Libro V); el asesinato (Libro VI); el incesto y la fornicación (Libros VII y XVII); hombres y mujeres dedicados al Señor (Libro VIII); el tratamiento a vírgenes, viudas y concubinas (Libro IX); magos, profetas, adivinos (Libro X); los excomulgados y ladrones (Libro XI); el perjurio (Libro XII); la veneración y observancia del ayuno (Libro XIII); vicios tales como la gula y el alcoholismo (Libro XIV); emperadores, príncipes y el laicado (Libro XV); acusadores, defensores, jueces, testigos y falsos testigos (Libro XVI); la visita, penitencia y reconciliación de los enfermos (Libro XVIII); las correcciones de los cuerpos y las medicinas de las almas (Libro XIX); hasta, finalmente, la providencia y predestinación, el advenimiento del Anticristo, el día del Juicio Final, la condena y la felicidad de la vida eterna (Libro XX) (MIGNE, J. P., 1853: 500 – 501).
Yo lo he citado por el interesante libro de J.-C. Guillebaud La tyrannie du plaisir (Seuil, 1998, p.248) que a su vez cita a J. Berlioz, Le pécheur et la pénitence au Moyen Age (Cerf, 1969). Habría que verificar si nuestra lista proviene del libro dedicado a la "corrección de los cuerpos" o del de la "fornicación" strictu sensu... un cordial saludo

Antonio Domínguez Leiva dijo...

Por cierto, para todos los que este tema interesa, id a
http://www.revistamirabilia.com/Numeros/Num3/artigos/art7.htm
de hecho voy a plantearle nuestra pequeña Duda Extraña a su curiosa autora...

Juani dijo...

tú ganas, pollo. Un placer leer a gente que sabe. No es tan fácil hoy en día en que las librerías están llenas de tomos de periodistas-políticos, cocineros, mediums, y hasta futbolistas.