viernes, 25 de abril de 2008

Títulos Raros


Hemos sabido, en esta magnífica jungla internáutica que nos cobija y rodea, que existe un singular premio, el Bookseller Diagram Prize que bajo su anodino nombre alberga una deliciosa idea, la de otorgarse al “Título Más Raro del Año”.

Entre sus antiguos ganadores figuran títulos como:

“Gente que no sabe que está Muerta”

“Ponga su casa a prueba de bombas”

“El Gran Libro de Historias Lésbicas de Caballos” (!)

“Viviendo con Nalgas Locas”.

La lista de candidatos de este año va liderada por “Mujeres Montañesas Tatuadas y Cajas de Cucharas de Daghestan”, seguida por

“Los Carritos de la Compra Perdidos del Nor-este Americano: Una Guía para su Identificación”

“Qué verdes eran los Nazis”

y el controvertido

”Mejor No haber Nacido: el Dolor de Venir a la Existencia”

Se quedaron fuera, entre otros,

“Dibujando y Pintando a los No-Muertos” o

“Azulejos de lo inesperado: un estudio de seis millas de azulejos del metropolitano londinense”

y, lamentablemente:

“Fui torturado por la Reina del Amor Pigmea” (nuestro predilecto, claro homenaje a la Edad de Oro de los Men’s Adventure Magazines)

El voto era abierto pero por desgracia acaba de finalizar…

Si queréis saber cual fue el ganador, id a

http://www.thebookseller.com/news/37373-stray-carts-scoops-the-prize.html

Años pasados reconocieron obras imperecederas como:

“Cómo cagar en los bosques: Una aproximación ambiental a un Arte Perdido”…

En lo que a nosotros concierne, seguimos prefiriendo títulos más señeros como:

De masticatione mortuorum in tumulis (1725), o sea “Acerca de la masticación de los muertos en su tumba” del misterioso Michaël Ranft (tal vez, en su concisión, el mejor título de la Historia).

En el extremo opuesto, logorreico, tenemos la obra del “frenético” Cuisin

Las Sombras Sangrientas, galería fúnebre de prodigios, acontecimientos maravillosos, apariciones nocturnas, sueños espantosos, delitos misteriosos, fenómenos terribles, sucesos históricos, cadáveres mutilados, cabezas ensangrentadas y animadas, venganzas atroces y combinaciones de crímenes, etc. Buscados en fuentes reales. Selección apta a causar fuertes emociones de terror,

Que será “adaptada” al español por uno de nuestros Románticos Increíblemente Extraños, Agustín Pérez Zaragoza:

Galería fúnebre de Espectros y Sombras Ensangrentadas, Obra nueva de prodigios, acontecimientos maravillosos, apariciones nocturnas, sueños espantosos, delitos misteriosos, fenómenos terribles, crímenes históricos y fabulosos, cadáveres ambulantes, cabezas ensangrentadas, venganzas atroces y casos sorprendentes

O, entre los « heteróclitos »

Cataratas de la imaginación, diluvio de la escribomanía, vómito literario, hemorragia enciclopédica, Monstruo de Monstruos por Epiménides el Inspirado (en realidad el iluminado Jean-Marie Chassaignon, 1779)

Dios y su homónimo de Adolphe Saisset (al parecer en realidad Adán era una mandarino chino y el Dios con el que hablaba no era sino un Emperador del Sol Poniente)

O, con similar temática

La vida de Jesús en el vientre de su madre de Luigi Novarini (1642)

Y, más preciso,

La hora de las mareas en el mar Rojo comparado con la hora en que pasaron los Hebreos, anónimo de 1755

Similar, en lo acuático, a

La influencia de las colas de los peces en las ondulaciones del mar, de Ernest Ryer,

Y, siguiendo con los “científicos”, proyectos como El Arte de Suprimir toda Multiplicación de una tal Famenne

O este Medio de impedir a la caballería cargar sobre la infantería de Jacobs-Monet,

Y, ya en el terreno del puro Pulp…

Imposible decidirse, hay demasiadas joyas titulísticas, desde, al más puro azar:

No me poseas (Possess me not)

O Señora, no se muera en mi felpudo (Lady, Don’t Die on My Doorstep)

a Encuéntrame en fuego (Find me in FIRE)

o Chica encuentra cuerpo (Girl meets Body)

Y un increíble etcétera del que hablaremos, más en extenso, en otro momento…

Sin contar, claro está, todos los títulos ficticios inventados por nuestros Increíblemente Extraños Escritores a lo largo de la Historia, caso que merece entrada aparte, ¿no os parece?

1 comentario:

Carlos Abraham dijo...

En mi blog estuve analizando ciertos títulos extraños. Uno de ellos es "El asalto de los esqueletos a la mansión de los cadáveres vivientes" de Oscar Montgomery (pseudónimo de un autor local).